Ir al contenido principal

+BIO

           
 Me llamo Jens Peter Jensen Silva, aunque mi nombre artístico es Velpister. Curiosamente me puse este nombre artístico porque Jens Peter Jensen resultaba siempre muy complicado de recordar y de pronunciar. Me pareció que así simplificaba las cosas, pero en realidad ahora todo el mundo se dirige a mí por Velpister Peter Jensen, Velpister Jensen, o Peter Velpister, resultándome este último algo irritante. A veces me llaman simplemente Velpister, pero por alguna razón lo hacen con una pronunciación extraña, como si fuera un nombre de nacionalidad extranjera desconocida. Nací en Barcelona en 1970; de padre danés; soy gallego, de Ourense desde los dos meses de edad y residente en Vigo desde hace poco más de una década. Soy artista multidisciplinar. Hago muchas cosas de manera compulsiva: toco el piano, compongo, improviso, pinto, dibujo hago ilustraciones, escribo, cuento y canto relatos y poesías y puede que alguna novela, hago esculturas y monto escenografías y por ahora no he tenido tiempo de mucho más. Puede que haga todo esto porque empecé tarde a todo, o porque casi cualquier cosa me puede llegar a apasionar o qué sé yo, obsesionar. Lo único que recuerdo hacer desde niño es dibujar. Empecé mis estudios de piano tarde, a los 16 años. Primero con una entrañable monjita llamada Sor Luisa (consiguió que tocase, pero jamás que rezase. Al final ya no insistía y siempre me tenía guardado un chupito de güisqui. Como lo oís) y al poco en el Conservatorio de Ourense con la profesora Rosa de Castro. Un par de años más tarde me voy a Madrid a estudiar Ciencias de la información en la Universidad Complutense de Madrid, prácticamente dejé de tocar el piano porque era imposible acceder a un instrumento. No obstante nunca dejé de acudir a clases de piano con la profesora Celia de Yurre, una mujer muy agradable, aunque prácticamente sorda. Faltando poco para acabar los estudios de periodismo, decido abandonarlos y retomar el piano de manera obsesiva. Vuelvo a Ourense y fundo un conservatorio llamado Karl Nielsen (la errata en el nombre aún hoy persiste) en el que imparto clases y me ocupo de la dirección y administración mientras realizo los estudios superiores en el Conservatorio de A Coruña bajo la tutela de Natalia Lamas. Fueron años anodinos y confusos. También he sido alumno y he asistido a cursos con Luiz de Moura Castro, Paul Badura Skoda, Miguel Zanetti, Manuela Goveia, Pier Rea, Andrés Alén, Antón García Abril etc. No podía, no pude, soportarlo y cerca de los 30 años decido dejarlo todo por la pintura (de manera profesional, seguís oyendo bien). Abandono mi trabajo y mi cordura así como el piano y me encierro a pintar de manera obsesiva en una casita de piedra húmeda y helada en la Galicia profunda. Me alisto para pelearme con el mundo entero. Realizo mi primera exposición en el cambio de siglo y, aunque es un éxito, apenas vendo nada. Esa fue y ha de ser una constante aceptada desde el principio. Nunca abandoné del todo el piano, pues para sobrevivir he impartido siempre clases, además empecé a improvisar obsesivamente. Cerca de los 40 me quedo sin estudio para pintar ni piano para tocar. Empiezo a escribir de manera obsesiva. Publico mi primer libro de poemas: transeúntes del olvido, con la editorial Groenlandia. Está disponible de manera libre online. Desde entonces he publicado en numerosas antologías y revistas literarias a nivel nacional, y en solitario otros dos: Estado del bienestar/naturaleza muerta, con la editorial Lupercalia y Mis poemas de amor apestan. Poemas de amor ciclotímicos para una novia que tuve, con la editorial Baile del Sol. En los próximos meses/años espero publicar el cuarto poemario fantasmas de mi multitud y mi primer libro de narrativa historia de supervivencia de un músico medio ocre. Hace unos años decidí juntarlo todo, pues de ninguna manera podía optar por una disciplina exclusivamente. Creé el musicoplastidrama, que es un espectáculo que aúna en el escenario al menos tres disciplinas básicas como la música, la pintura y la dramaturgia a través de la poesía o la narrativa. Las tres disciplinas de las que se compone un musicoplastidrama (así como cualquier otra que se pueda añadir) se combinan de tal manera que se convierten en una sola. La parte pianística combina el virtuosismo con la sencillez de una manera siempre programática, mediante improvisaciones puras o variaciones improvisadas sobre temas clásicos ya sean de la cultura popular o la que pertenece al ámbito de la música clásica. La parte pictórica está estrechamente relacionada con los textos y la música que se escucha en cada momento. Los textos han sido publicados en su gran mayoría en revistas especializadas, antologías o en alguno de mis poemarios publicados. He creado dos de manera solista en los que yo solo en el escenario toco, hablo, canto y/o grito mientras se suceden imágenes de mis pinturas y dibujos con un proyector de vídeo:  Cuentos para no volverme cuerdo y  Cola para genocidio. Ambos, ya representados en diferentes ciudades de España. También he organizado y codirigido otros dos titulados as cores do son, compuestos por un elenco de bailarinas, actores y músicos interpretando piezas del repertorio clásico. He editado dos grabaciones en soporte digital. Un Dvd en edición numerada de 100 ejemplares titulado “cola para genocidio” cuyas portadas se componen de cuadros al óleo de 20x20 pertenecientes a la serie “reliquias” y un Cd de piano solo titulado “ancestral”, cuyas portadas son pinturas al óleo de 20x20 de la serie “Hoka Hey”. Mis exposiciones de pintura no tienen nada de convencional, aunque he hecho de todo. Aprovecho cualquier espacio para mostrarlas, ya sean paredes normales, escenarios, instalaciones, vídeos etc. La sala de exposiciones es un dinosaurio que todavía estaba allí, por mucho que queramos despertar. Es un espacio inútil si no se transforma. Inútil, me refiero, para la transmisión y comunicación artística. Puede que siga siendo válido para la transacción comercial, pero el mercado del arte es un tema que poco tiene que ver con el arte real, por lo que nunca me ha interesado demasiado. Tampoco yo, todo hay que decirlo, he resultado muy atractivo a galeristas y marchantes. Tengo poca ambición crematística, y eso no interesa a los mercaderes del arte. Mi falta de avaricia choca con la falta de valentía del marchante de arte. Soy expresionista, no me defino. Todo está a la vista de quien quiera saber más, tanto en la red como en mis libros como en los escenarios como en persona. Gracias por haber leído hasta aquí. Lo siguiente es verme/escucharme en directo.
Por favor, venid.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Éste soy yo

Aquí Velpister:
actuaciones, publicaciones, exposiciones y eventos. Si queréis poneros en contacto para contratar un musicoplastidrama o un recital de piano solo, concierto a domicilio o que os pinte un pared, que os cuente un cuento, un garabato, organizar un taller de pintura...
escribid a:
info@velpister.com



HAPPENING BLACK FRIDAY EN LA CALLE DEL PRÍNCIPE DE VIGO

Bueno, en vez de black friday, se podría llamar happening black weekend, porque ha sido durante todo el fin de semana, de viernes a domingo, en diferentes partes de la ciudad.
Aquí unas fotos del domingo en el Príncipe. Más información sobre la serie aquí.













UROGALLO, III Festival de Poesía Expandida de León

Algunas fotos del musicoplastidrama "cola para genocidio"en el festival, tomadas por Juán Luís García en el Centro Cultural Unicaja Banco. Del festival sólo puedo decir que ha sido fantástico, con unas propuestas poéticas y escénicas alucinantes. En lo que se refiere a la organización, cuidada hasta el último detalle. Me he sentido tan a gusto como en casa. Se me ha cuidado y hasta se me ha mimado. Gracias a todos, en especial a Manuel AO que ha coordinado mi participación desde hace meses.